Anfibios y reptiles

monetas
Hasta el momento han sido detectadas un total de 10 especies de anfibios y 14 especies de reptiles en el Parque Nacional de los Picos de Europa (se ha adoptado la nomenclatura propuesta en la Lista patrón de los anfibios y reptiles de España –AHE, 2014-):
[falta tabla]

En el Atlas y Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España de 2002 (Pleguezuelos et al, eds., 2002), se publicó un catálogo de áreas de interés para los anfibios y reptiles en España. Las áreas se designaron en función de criterios establecidos a priori. Dichos criterios estuvieron basados en el grado de amenaza de las especies allí presentes, en la diversidad de los taxones y en su endemicidad. Se definieron un total de 147 Áreas de Interés para la herpetofauna, de las cuales a 33 se les otorgó la categoría de Interés Excepcional. El área denominada Picos de Europa, que coincide con los límites del Parque Nacional Picos de Europa, fue denominada área de interés (con cuatro especies vulnerables y cuatro endemismos ibéricos).Como ya hemos comentado, en Picos de Europa encontramos 10 especies de anfibios y 14 especies de reptiles (33% y 22%, respectivamente, del total de especies en España). De estas 24 especies, 4 son endemismos ibéricos (salamandra rabilarga, rana patilarga, lagartija serrana y el lagarto verdinegro). De otras especies, como el tritón alpino encontramos poblaciones únicas, diferenciadas genéticamente (Sotiropoulos, K. et al, 2007). Para otras especies, Picos de Europa y sus proximidades constituyen un área especialmente rica en subespecies, como es el caso de la salamandra común. En Picos de Europa se encuentran tres subespecies de las misma (S. s. bernardezi, S. s. fastuosa, S.s. bejarae) y en un área situada a poco menos de 20 km una cuarta subespecie, Salamandra salamandra alfredschmidti, confirmada como tal mediante estudios genéticos (Köhler & Steinfartz, 2006).¿A qué se debe esta diversidad de especies y subespecies en el área de Picos de Europa? Podemos citar diversos factores:

  • Factores históricos. El área de Picos de Europa, como núcleo de un área más extensa que se extendería hacia el este por la Cordillera Cantábrica, constituyó un área refugio para las especies de fauna y flora durante los períodos de oscilación climática del Cuaternario. La posibilidad de migrar en altitud para amortiguar las oscilaciones climáticas hizo de estas montañas un lugar donde sobrevivir para un largo número de especies durante períodos desfavorables (Gómez & Lunt, 2006).
  • El relieve. Las grandes diferencias altitudinales que van desde los 70 m sobre el nivel del mar hasta los 2640 m, originan una gran diversidad de hábitats que pueden albergar a tipos muy variados de especies.
  • Zona de contacto entre el clima atlántico y el mediterráneo, lo cual genera una mezcla de especies que otorga mayor diversidad a la zona.
  • Zona de contacto entre litologías calizas y silíceas, lo cual da lugar a diferencias en la vegetación y en la cantidad y tipo de masas de agua continentales, factores que influyen en la distribución de los anfibios y reptiles.

La riqueza en especies del área de Picos de Europa y su probable papel como refugio durante las oscilaciones climáticas del Cuaternario han sido señalados en estudios referentes a: plantas vasculares (Lobo et al, 2001), mariposas (Romo et al, 2007), áreas refugio y de endemicidad (Gómez & Lunt, 2006; García-Barros et al, 2002) y herpetofauna (De la Montaña & Rey Benayas, 2002).

Entre las especies presentes en Picos se distinguen las endémicas del sector noroccidental de la Península, que encuentran su límite de distribución oriental en Picos de Europa y continúan su distribución hacia el este y hacia el sur de Portugal (ej. salamandra rabilarga). Otro conjunto de especies de distribución mediterránea se distribuyen por zonas bajas del Parque y por los valles del sur del mismo (Liébana, Valdeón y Sajambre) (ej. lagarto ocelado) o encuentran su límite de distribución noroccidental en Picos (ej. Zamenis longissimus). Otro conjunto de especies tienen una amplia distribución eurosiberiana (ej. sapo común).
Constatamos pues, que Picos de Europa constituye una encrucijada de caminos, con un carácter marcadamente transicional (Braña, 2002), en la cual se encuentran especies de distinta afinidad y en la que algunas se han refugiado históricamente.


anfibios

Seguimiento de anfibios a largo plazo y ranavirus en el Parque Nacional

En el Parque Nacional se puso en marcha un seguimiento a largo plazo de las poblaciones de anfibios en 2007, de la mano del Dr. Jaime Bosch, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC.

El modelo de seguimiento pretende evaluar la evolución de las poblaciones en el tiempo. Se realizan muestreos en 24 localidades por parte de un equipo de 19 guardas. Este gran trabajo en equipo ha permitido la obtención de resultados muy notables, el más destacado de todos ellos, realizar un seguimiento cuantificado de la incidencia de ranavirus en tres localidades del Parque afectadas por el mismo (leer más, poner aquí artículo del Current Biology!!!)
Los ranavirus son virus pertenecientes a la familia Iridoviridae. Pueden provocar enfermedades en anfibios, reptiles y peces. Los ranavirus están presentes en todos los continentes y causan mortalidades masivas, sobre todo de algunas especies de anfibios. El comercio de especies de anfibios no regulado sanitariamente ha contribuido a la expansión de los ranavirus por todo el mundo.

En el Parque Nacional se han documentado declives en las poblaciones de sapo partero común (Alytes obstetricans) y de sapo común (Bufo spinosus) en el Lago Ercina, en el Lago de Ándara, en el lago de Moñetas y en las lagunas de Lloroza, asociadas a la presencia de ranavirus.

Por precaución y para evitar contagios entre localidades, no debemos tocar el agua de las zonas infectadas ni introducir ningún tipo de objeto. Las personas que trabajamos con anfibios en estas zonas llevamos a cabo un protocolo de desinfección con lejía u otros desinfectantes de tipo veterinario (antifúngicos y antivirales) de nuestros equipos y nuestros zapatos antes y después de visitar cada zona. Es muy importante no actuar como vehículo de la enfermedad entre distintas localidades.

Los ranavirus a veces producen mortalidades muy acusadas de anfibios. Otras veces se encuentran ejemplares muertos con hemorragias o con deformidades o casi muertos con comportamientos extraños. Si observas alguna de estas circunstancias, ponte en contacto con el Área de Conservación del Parque (area_conservacion@pnpeu.es) .

Colabora:
Si te interesa colaborar en seguimiento de anfibios y reptiles en tu zona de residencia, contacta con la Asociación Herpetológica Española (www.herpetologica.es) que lleva a cabo el programa SARE (Seguimiento de Anfibios y Reptiles de España) en todo el país.


Documentación relacionada:

© 2016 Parque Nacional Picos de Europa - Diseño Web: Mr. Crocket